• Danza

432

Dirigida por Amelia Ibáñez y Marcos Sánchez

Chile

  • 10 minutos

En las dunas de Longotoma, en la región de Valparaíso, los cuerpos de un grupo de bailarines se funden, y diferencian, entre las sinuosas formas de la arena.


432 es un ensayo audiovisual sobre la relación entre el ser humano y el espacio físico natural (Dunas de Longotoma, Chile). La filmación da cuenta del diálogo silencioso y sutil que se produce entre los cuerpos, entre las figuras humanas y los médanos. Los cuerpos, a su vez, parecieran tomar conciencia del espacio y responder a los estímulos físicos que este propone, como el viento, la arena, la temperatura y el sol. La acción de percibir la textura y temperatura de la arena, un cuerpo moviéndose en relación a la luz del sol, la ropa ondulándose al viento, habitar un árbol, son algunas de las sencillas situaciones de percepción del espacio físico en que la cámara se detiene. El viento desdibuja el contorno de las dunas, provocando que las dimensiones de este elemento geográfico estén transformándose constantemente, sin lograr nunca una forma determinada.

Esta característica de imagen inacabada se aplica a la estructura del trabajo: se entregan ciertas piezas que solo sugieren, para que cada receptor construya la obra en base a su imaginario, generando distintas posibles lecturas. Estas dos características –la presentación de la percepción física en relación al espacio y esta estructura de imagen inacabada– es lo que hacen de 432 una obra en la que confluye la disciplina de danza con el lenguaje audiovisual.

Ficha artística


Dirección: Amelia Ibáñez y Marcos Sánchez | Dirección de fotografía: Marcos Sánchez | Diseño sonoro: Juan Pablo Aguirre | Vestuario: Francisco Calbacho y Bárbara Müller | Producción: Francisco Calbacho | Performers: Matilde Amigo, Jesús Briceño, Alexandra Miller, Carlos Palacios, Simón Pascal.

Amelia Ibáñez

Dirección

Danza en espacios no convencionales

Nacida en 1981, es bailarina titulada como intérprete de la Universidad Academia Humanismo Cristiano. Entre 2010 y 2012 forma parte estable de la compañía de José Vidal, participando en montajes como Tramas, Dosmildoce y Ecosistemas. En 2012 forma la compañía Tres son multitud, con la que presentan los trabajos Introducción (Taller Bloc) Preparación para el invierno (Matucana 100) y Tejidos (Ciclo Coreógrafos Emergentes Sala Arrau, Teatro Municipal). Una constante a lo largo de su trabajo ha sido cuestionar la danza, llevándola a espacios no convencionales y reflexionando sobre los límites de esta al dialogar con otras disciplinas. En 2016 crea y constituye junto al artista visual Tomás Rivas el espacio Sala de Máquinas, generando un espacio creado por artistas de la danza para la danza, donde se promueve el encuentro entre creadores y se abre un espacio para la experimentación de esta disciplina. A partir del año 2018, entrega la dirección de la sala a la artista Alexandra Mabes, para dedicarse de lleno a la creación. A finales del 2019 y principios del 2020 es invitada a dirigir un performance a la Bienal de Artes Mediales y realiza en conjunto, con el mismo equipo con que viene trabajando desde el 2017 y nuevos integrantes, Resonancia (MAC). Actualmente, trabaja en la edición de Relieve, video dedanza grabado en Puerto Natales, donde realiza la dirección general y trabaja en colaboración con José Luis Vidal, productora el Desprecio y la Compañía José Luis Vidal.

Marcos Sánchez

Dirección

Nació en Santiago de Chile en 1980. Su campo de trabajo abarca el audiovisual y las artes visuales. Ha dirigido videoclips para artistas como The Breeders, Mariana Montenegro y Lydia Lee. Su trabajo audiovisual ha sido parte del Festival de Cortometrajes de Clermont-Ferrand, Festival de Cortometrajes de Sapporo, Japón, el Japan Media Arts Festival y el Festival de Cine de Denver, entre muchos otros. Ha expuesto su obra visual en el Museo de Arte Contemporáneo de Santiago, Chile, y en galerías de Santiago, Buenos Aires y Nueva York.

—Porque transcurre en un lugar de una biodiversidad única como son las Dunas de Longotoma, ubicadas en las comunas de La Ligua y Papudo, de gran valor natural y mínima intervención antrópica y alto grado de endemismo. Características que llevaron a nombrarla en 2019 como Santuario de la Naturaleza en conjunto al Humedal Salinas de Pullally, con el cual conforman una superficie aproximada de 653 hectáreas.

—Por la belleza del trabajo fotográfico, el que, por momentos, hace parecer el desprendimiento parcial de arena, como un fresco irreal ante nuestros ojos. A la vez que el uso de la cámara aérea le otorga la espacialidad precisa para la entrada de los cuerpos en el cuadro. Pese a lo específico del lugar (Longotoma) el contraste humano-naturaleza es perfectamente universal.

También te podría interesar

Fechas